Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y de mejora de nuestro sitio web. Por favor, seleccione a continuación qué cookies desea aceptar o denegar. Continuar navegando sin seleccionar las cookies equivaldrá a rechazarlas. Para más información, consulte nuestra Política de Protección de Datos.



Salimos más fuertes ... y más “traders”

PrintMailRate-it

​Publicado el 16.6.2022

 

Trader es aquel inversor o especulador que opera en los mercados financieros con la finalidad de obtener beneficios en el corto, medio o largo plazo.

 

 


 

Si hay algo de verdad que trajo la pandemia fue la inversión en criptomonedas. Y parece ser que vino para quedarse. Es por ello que una de las preguntas más planteadas últimamente es la de:  "Esto de las criptomonedas… ¿Hay que tributarlo?" Para darle respuesta vamos a introducirnos primero con una pequeña definición de qué es el nuevo “oro digital”.


Las criptomonedas son divisas digitales que operan en nuestro sistema financiero como un medio de pago, eso sí, sólo donde son reconocidas como tal.


¿En la declaración de la renta tributan las criptomonedas?

Sí, pero hay que aclarar que no son objeto de tributación todas las operaciones que se realicen con ellas. El artículo 6 de la Ley del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, en adelante (LIRPF) establece que:


1. Constituye el hecho imponible la obtención de renta por el contribuyente.
2. Componen la renta del contribuyente:

(…)
b) Los rendimientos de capital.
c) Los rendimientos de las actividades económicas.
d) Las ganancias y pérdidas patrimoniales.


Es decir, debe determinarse la existencia de una renta, ya sea positiva o negativa, para que se devengue el hecho imponible en el IRPF. Por ello, la adquisición de activos financieros destinados a la mera tenencia no podrían considerarse como operación sujeta. Siendo estos:


1) La compra de criptomonedas.
2) La tenencia, sin movimientos, de criptomonedas. Conocida esta operativa como holding.

No queremos dar por sentado una tributación sobre la que no existe ni jurisprudencia, ni regulación ni doctrina, pero se puede establecer una valoración, por similitud, de cuál puede ser su tributación en comparación con las rentas que puede obtener un contribuyente.


Vías de tributación

  1. RENDIMIENTOS DEL CAPITAL. Nos referimos al capital mobiliario, a los dividendos concretamente, siendo los beneficios que nos retribuye la adquisición de un determinado documento de propiedad. La ganancia va a la base del ahorro, con tipos impositivos del 19% al 26%.
  2. RENDIMIENTOS DE ACTIVIDADES ECONÓMICAS. Cabe destacar que no es la vía más común, pero para tributar por esta, debemos de estar dados de alta en un determinado epígrafe, en concreto la regla general de clasificación de las actividades relacionadas con las criptomonedas y la consulta vinculante (V2908-17), de 13 de noviembre de 2017 nos remiten al epígrafe 831.9. Van a la base general, con tipos impositivos del 19% al 48%.
    Al ser la operativa de cada actividad económica diferente, y dependiendo de si se trata de una actividad de minado o compraventa, se determinarán una serie de ingresos y gastos diferentes. 
  3. GANANCIAS O PÉRDIDAS PATRIMONIALES. El devengo del impuesto se produce con la variación del patrimonio del contribuyente que se pone de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél.
  • Ganancias patrimoniales derivadas de la transmisión de elementos patrimoniales. Se dará cuando se lleve a cabo la venta de criptomonedas, calculándose el valor de la ganancia o la pérdida patrimonial la diferencia entre el valor de adquisición y el valor de transmisión. Se seguirá el método de valoración FIFO (First in First Out) para llevar a cabo la imputación de criptomonedas vendidas, que supone que se deberán entender como vendidas, las criptomonedas de un mismo tipo más antiguas. Es aquí donde reside la novedad, puesto que en la declaración de la renta de 2021 se declara en un aparatado específico para ello. Casilla [1626] clave 0, que corresponde a monedas virtuales.

 

Para quien quiera adentrarse en este mundo es recomendable y necesario ver las dos caras de la moneda, tanto ventajas como inconvenientes. Lo que es cierto es que el mundo está cambiando a gran velocidad y quien no asuma ciertos riesgos corre el peligro de quedar fuera. Por ello y aún más recomendable es necesario rodearse de buenos asesores, financieros y cómo no, fiscales.

Contacto

Contact Person Picture

Judit Rodríguez

Tax Consultant

+34 91 5359 977

Contactar

 Nuestros servicios

Deutschland Weltweit Search Menu