Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y de mejora de nuestro sitio web. Por favor, seleccione a continuación qué cookies desea aceptar o denegar. Continuar navegando sin seleccionar las cookies equivaldrá a rechazarlas. Para más información, consulte nuestra Política de Protección de Datos.



Prohibición de acceso a la piscina al propietario de un garaje

PrintMailRate-it

Publicado el 17.6.2022

 

En la Sentencia 411/2022, de 23 de mayo de 2022, el Tribunal Supremo ha considerado valido el acuerdo de una comunidad de propietarios situada en Mallorca que prohíbe el uso de la piscina y la barbacoa a los propietarios de garajes que no dispongan de vivienda.

 

 

 

 

La sentencia parte de la consideración de que una piscina, por su propia naturaleza, está al servicio de los propietarios que tengan en el edificio su residencia y que los titulares de los garajes son propietarios de los mismos, “pero no por ello son residentes, sino usuarios de una plaza de estacionamiento”.


Indica el Tribunal que la comunidad de propietarios “estaba facultada para prohibir expresamente el uso de la piscina por los titulares de los garajes que no fuesen titulares de viviendas, dado que no constaba autorización para ello en los estatutos ni en el título constitutivo, por lo que el acuerdo impugnado no constituía una restricción de los derechos de los titulares de los garajes sino que el acuerdo era una mera constatación o reproducción de lo que ya podía deducirse de los actos constitutivos de la comunidad de propietarios (...)”.


Añade que de acuerdo con el artículo 394 del Código Civil cada partícipe podrá servirse de las cosas comunes, siempre que disponga de ellas conforme a su destino, lo que debe complementarse conforme al artículo 396, cuando determina que los diferentes pisos y locales de un edificio llevarán inherente un derecho de copropiedad sobre los demás elementos del edificio necesarios para su adecuado uso y disfrute.


La piscina en cuanto elemento común -aclara la Sala- no tiene como destino natural servir de disfrute a los titulares de los aparcamientos, los cuales los adquieren para estacionar un vehículo y no por las particularidades recreacionales de la edificación. Subraya que “el uso de la piscina es extraño, por ello, a la propia naturaleza y finalidad de adquisición de un garaje”.


Y en cuanto a los gastos de tal piscina y la barbacoa, el Tribunal confirma que la comunidad de propietarios negó desde el principio el uso de la piscina por los propietarios de garajes que no lo fuesen de viviendas, al tiempo que les intentó exonerar de los gastos en tales zonas comunes.​

Contacto

Contact Person Picture

Javier Poncet

Abogado

+34 91 5359 977

Contactar

 Nuestros servicios

Deutschland Weltweit Search Menu