El principio non bis in idem en el derecho disciplinario deportivo

PrintMailRate-it

​Publicado el 30.1.2024


El Tribunal Federal Supremo de Suiza da la razón al CAS y confirma la sanción a un tenista por amaño de partidos, descartando que hubiese escasez de prueba, que atentase gravemente a su libertad económica, y que se hubiese procesado al tenista por los mismos hechos dos veces.



Antecedentes

Un tenista y su compañero de dobles, ambos miembros de la ATP (Asociación de Tenistas Profesionales), realizaron apuestas en 2007 infringiendo las normas anticorrupción por lo que fueron sancionados 3 meses sin competir y multados económicamente. 

Posteriormente, en 2011, se descubrió que uno de estos tenistas había mantenido conversaciones desde 2007, a través de Skype, para manipular partidos con una persona que se dedicaba a este tipo de apuestas ilegales.  

El 18/4/2011, la persona que amañaba los partidos intercambió mensajes con un socio suyo, con la previsión del partido del 19/4/2011 e indicando que a cambio el tensita recibiría 30.000€.

El 19/4/2011, el tenista, tras ganar el primer set y perder el segundo, se retiró por problemas estomacales. La persona que amañó el partido ganó 53.000€ con la apuesta y su socio 29.900€. 

Los tres, tanto el tenista como las dos personas que amañaron el partido, fueron imputados por los delitos de asociación ilícita y conspiración criminal. Sin embargo, el 9/1/2018 el tenista fue absuelto de los cargos penales. 

Simultáneamente, en 2014, la federación de tenis de su país y el comité olímpico nacional, abrieron una investigación de manipulación de partidos, y el 6/8/2015, el Tribunal ordenó la expulsión del tenista de la federación y le impuso una multa de 20.000€. No obstante, en apelación, lo liberaron de todos los cargos sancionatorios deportivos a nivel nacional. 

Procedimiento deportivo internacional

Asimismo, a finales de 2014, la Unidad de Integridad del Tenis (“UIT”) también abrió su propia investigación sobre el tenista por diversas infracciones del Programa Anticorrupción del Tenis (“PACT”), y lo terminó suspendiendo 10 años sin competir ni participar de ningún modo en competiciones de la ATP o de la federación internacional de tenis por el amaño del partido de fecha 19/4/2011. Además de una multa de 100.000 dólares estadounidenses. 

El tenista recurrió esa decisión al CAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo), estimando parcialmente sus alegaciones con fecha 15/8/2022, al reducirle la multa a 50.000 dólares, pero confirmaron la suspensión por 10 años (laudo nº CAS 2018/A/6049).  

Recurso ante el Tribunal Federal Supremo de Suiza

El tenista recurrió el laudo arbitral, solicitando la suspensión de la condena, que fue admitido a trámite por el citado Tribunal Federal Supremo por cumplir los requisitos formales. Para ello, se basó en los siguientes motivos: 
  1. Vulneración de su derecho a ser oído. Ya que el panel del CAS ignoró 3 argumentos: 
  • Mal interpretación de las conversaciones vía Skype pues en ellas solo se habla de amaños de partidos en general, no se concreta ningún amaño sobre el partido de fecha 19/4/2011. 
  • El verdadero contenido de la resolución del Tribunal de Apelación que le absolvió de cargos sancionatorios deportivos a nivel nacional. 
  • El hecho de retirarse del partido por problemas estomacales fue perjudicial para las ganancias de los que apostaron en ese partido que perdía, según la testifical de los dos apostadores implicados en el supuesto amaño. 


2. Vulneración del principio non bis in idem. Es sancionado dos veces por los mismos hechos, puesto que a nivel nacional la federación y el comité olímpico le investigaron y sancionaron, aunque después el tribunal de apelación le absolvió de los cargos. Por tanto, el tribunal arbitral del CAS vulnera el orden público procesal, pues no podía sancionarle por unos mismos hechos, así como tampoco podía sancionarle la UIT.   


3. Vulneración de los derechos personales y del orden público material. Remisión a los casos de fútbol de Matuzalem y Michael Platini para justificar la gravedad contra su libertad económica de la suspensión impuesta sin competir o participar en competiciones internacionales de Tenis.   

4. Sanción basada en meras probabilidades, lo que supone una ofensa a la justicia.  

Decisión del Tribunal Federal Supremo de Suiza

Desestimó el recurso en fecha 26/4/2023, Procedimiento 4A_486/2022:  

En relación al primer motivo de recurso, la Sala lo desestima puesto que el tenista pretende una revisión de fondo del laudo, es decir, que se revisen las apreciaciones de los árbitros sobre los hechos y las pruebas de la controversia. 

De todos modos, señala que no hubo mal interpretación de las conversaciones ni tampoco variarían la resolución ya que el Panel del CAS, en su laudo, considera que existen varios elementos de prueba convincentes que alcanzan el nivel de prueba requerida y suficiente para concluir que el tenista amañó el partido de 19/4/2011. Pues, el apostante reconoció que el tenista aceptó la oferta a cambio de una comisión, conversaron sobre amaños de partidos en esas fechas, el socio del apostante reconoció que el tenista había recibido una cantidad dineraria por el amaño, y las pruebas relacionadas con el abandono por dolencias estomacales no fueron concluyentes. 

Por ello, decidieron que se trataba de la ejecución de un plan acordado y no una mera casualidad. 

Sobre el segundo motivo, la Sala lo desestima porque el principio non bis in idem es propio del Derecho Penal. Lo cual no quiere decir que el derecho disciplinario deportivo esté sujeto a dicho principio. 

No obstante, la Sala resalta que para aplicar este principio debe darse en los dos procedimientos que haya una misma identidad de persona , hechos imputados y objeto de litigio. Y precisamente el panel del CAS observó que el objeto variaba dado que las sanciones que podían imponerse eran diferentes. Unas surtían efectos solo en territorio nacional, mientras que las impuestas por la UIT y modificadas por el CAS surten efectos a nivel internacional. Por ello, para evitar cualquier contradicción, precisa la Sala que el tenista sigue siendo libre para ejercer actividades relacionadas con el tenis en su territorio nacional, y solo está limitado para competir y realizar actividades internacionales. 

Además, recuerda al tenista que las resoluciones de los órganos judiciales de las asociaciones deportivas no son resoluciones judiciales ni arbitrales, por lo que no tienen efectos de cosa juzgada. Por tanto, no hubo repetición del procedimiento. 

Respecto al tercer motivo, es desestimado debido a que su libertad económica no se ha visto gravemente vulnerada como sucedió en los casos de Matuzalem y Platini, ya que puede continuar con sus actividades relacionadas con el tenis a nivel nacional. Mientras que los casos que pone de ejemplo fueron suspendidos de cualquier actividad relacionada con el fútbol a todos los efectos. 

Igualmente, justifica la Sala que no es desproporcionada la sanción porque el Panel del CAS tuvo en consideración que se trataba de un tenista de alto nivel muy experimentado, había sido sancionado en el pasado por infracción leve, no había expresado remordimiento, y sus actos habían empañado la imagen pública del tenis en aras de enriquecerse personalmente. Sin perjuicio de que tuvo en cuenta las situaciones atenuantes de que no se había acreditado el beneficio obtenido por la manipulación del partido de 19/4/2011, ni tampoco había instigado los actos enjuiciados.  Por ello, el laudo no es injusto ni falta a la equidad.    

Por último, el cuarto motivo se desestima porque el CAS repartió la carga de la prueba y determinó correctamente el nivel necesario de evidencias para establecer la existencia de una infracción del PACT. Más, a tenor de la dificultad probatoria de este tipo de casos, por lo que el laudo no ofendió el sentido de la justicia. Y añade la Sala que desequilibrio de probabilidades no basta para demostrar la violación de un principio fundamental.   

Contacto

Contact Person Picture

Manuel Gómez-Reino

Abogado

+34 932 389 370

Contactar

 Nuestros servicios

Deutschland Weltweit Search Menu