Nulidad por falta de consentimiento en un préstamo hipotecario

PrintMailRate-it

​​​​​​​​​​​Publicado el 19.4.2024​


​En una reciente sentencia de fecha 01/04/2024, el Juzgado de Primera Instancia nº4 de la Orotava declara nula una hipoteca inversa por falta de consentimiento de la contratante, de 85 años de edad en el momento de la suscripción del préstamo. 




Este procedimiento, instado por la herencia yaciente de la tomadora de la hipoteca, ya fallecida, se solicitaba la nulidad por falta de consentimiento de la fallecida en el momento de suscribirse la hipoteca,  en el año 2008. En concreto, la parte demandante indicaba que no había existido un consentimiento válidamente informado sobre el producto contratado, una hipoteca inversa. 

Este tipo de préstamos hipotecarios, como se reproduce en la sentencia, van dirigidos a personas mayores de 65 años, y su peculiaridad es que la deuda va aumentando con el tiempo, ya que el banco otorga al titular del préstamo una cantidad de dinero, garantizado con la vivienda del titular, que puede residir en ella hasta su fallecimiento. En ese momento, si los herederos no cancelan el crédito hipotecario, el banco ejecuta la hipoteca. 

Al tratarse de un producto complejo, el Juzgado considera que es “sumamente importante el asesoramiento antes de contratar este tipo de producto financiero”. 

Considerando lo anterior, el Juzgado entiende suficientemente acreditado que en este supuesto la suscriptora de la hipoteca no había sido suficientemente informada. Así, el Juzgador concluye que del contenido del préstamo hipotecario se desprende la existencia de un negocio jurídico de configuración dudosa, atendiendo a las circunstancias de la contratante: edad avanzada, falta de conocimientos financieros mínimos y una buena situación económica, cobrando dos pensiones y rentas por arrendamiento. 

Valorando esta circunstancias, el Juez determina que no se ha probado una necesidad o causa específica para que se contratase este préstamo hipotecario, lo que hace difícil entender la causa por la que la fallecida otorgó su consentimiento al mismo. 

Más aún, como consta en la sentencia, no se ha acreditado por la entidad bancaria demandada la información precontractual y asesoramiento para entenderse que el consentimiento se prestase informado, máxime considerando la complejidad del negocio. 

Por todo ello, concluye que el contrato hipotecario no se formalizó con un consentimiento válido, por lo que el préstamo se debe declarar nulo por falta de consentimiento. 

Contacto

Contact Person Picture

Javier Poncet

Abogado

Senior Associate

+34 915 359 977

Contactar

 Nuestros servicios

Deutschland Weltweit Search Menu