Despido objetivo procedente a pesar de nuevas contrataciones

PrintMailRate-it

​Publicado el 18.1.2023


Nuestro Tribunales de Justicia son muy restrictivos a la hora de declarar la procedencia de los despidos objetivos. Hasta la fecha, la realización de nuevas contrataciones tras la implementación de despidos por causas objetivas implicaba para las empresas incurrir en una situación de riesgo, ya que ello podía implicar la declaración de improcedencia del despido. Por dicho motivo, con carácter previo, recomendamos a nuestros clientes realizar un estudio detallado de las circunstancias concurrentes en cada caso. Sin perjuicio de ello, la reciente Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 10 de octubre de 2023,  estima como procedente el despido por causas económicas y organizativas de un empleado, tras la contratación de un nuevo empleado que asumió, entre otras responsabilidades, las funciones del empleado despedido.




Especial mención merece la Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 10 de octubre de 2023, que considera procedente despedir por causas económicas y organizativas a un empleado pese a haber contratado a otro trabajador previamente. 

Así pues, el objeto del citado procedimiento era determinar cuál era la calificación que había de darse a un despido objetivo en el que quedaron acreditadas las causas económicas, en función de la trascendencia que podía tener el hecho que, en fechas próximas anteriores al despido del actor e, incluso, posteriores al mismo, de otros varios trabajadores por las mismas causas, se había procedido a la contratación de un trabajador que acabó  asumiendo, entre otras, las funciones que desarrollaba el trabajador despedido, si bien ésta últimas no eran las mismas inherentes al puesto de trabajo extinguido. 

Declara el Tribunal Supremo que el despido es procedente, toda vez que, del examen de los presupuestos fácticos del supuesto analizado, se pone de manifiesto que la contratación de un trabajador, llevada a cabo mes y medio antes que el despido del actor, lo fue en calidad de Director de Organización y que se le asignaron funciones de coordinación de los departamentos, financiero, de recursos humanos y de sistemas. El trabajador que fue despedido con posterioridad a la citada contratación era responsable de la dirección financiera y, además,  realizaba funciones administrativas. 

En este punto, el Alto Tribunal considera que se trata de una reorganización dentro de la libertad del empresario para gestionar los recursos humanos en la compañía, descartando la idea de una mera sustitución de un empleado por otro. Es decir, considera que no hay una mera sustitución anticipada de un trabajador por otro, sino una reorganización de recursos humanos que se sitúa en el ámbito de actuación de la libertad del empresario en la ordenación de los recursos humanos en la empresa. Asimismo, añade que “la contratación previa está dentro de una causa organizativa mayor con una visión mucho más amplia que sustituir a un trabajador”.

Según el Tribunal Supremo, cuando no se puede establecer una conexión significativa entre las nuevas contrataciones y la terminación de las relaciones laborales del despido que se examina, al órgano judicial no le corresponde hacer un juicio de oportunidad sobre la gestión empresarial, sino que el juicio debe centrarse en los siguientes parámetros, cuales son:

  • La legalidad de la causa justificativa del despido.
  • La razonable adecuación entre las causas y medida adoptada.
  • La apreciación de posibles vulneraciones de derechos fundamentales, o, en su caso, de actuaciones contrarias al principio de buena fe.

Asimismo, con el fin que no se alegase a existencia de una eventual situación de discriminación,  la compañía decidió despedir, además, a otros ocho trabajadores por las mismas razones. A mayor abundamiento, la Sentencia señala que la compañía forma parte de un grupo mercantil que fue adquirido por otras empresas del mismo grupo antes del despido, lo que llevó a una modificación en la estructura organizativa de los recursos humanos.

Por todo ello,  se anula la sentencia dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que consideró el despido como improcedente y condenó a la empresa a readmitir al empleado y a abonarle los salarios no percibidos desde el despido o a indemnizarlo.

Contacto

Contact Person Picture

Judith Casas

+34 932 389 370

Contactar

 Nuestros servicios

Deutschland Weltweit Search Menu