Adiós a la extinción automática del contrato por incapacidad permanente

PrintMailRate-it

​​​​​​​​Publicado el 28​.5.2024


​El pasado martes 21 de mayo, el Consejo de Ministros aprobó una significativa reforma del artículo 49.1.e del Estatuto de los Trabajadores, eliminando la incapacidad permanente como causa automática de extinción del contrato laboral.​ 


 


Este cambio no surge automáticamente de una iniciativa propia española, sino que es una adaptación de nuestra normativa a raíz de una sentencia dictada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) el pasado 18 de enero de 2024. La medida, acordada con el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), tiene como objetivo principal proteger y reforzar los derechos laborales de las personas con discapacidad.

Contexto de la Reforma

La sentencia del TJUE del 18 de enero de 2024 determinó que la normativa española, al permitir la extinción automática del contrato de trabajo en casos de incapacidad permanente, contravenía las directrices europeas sobre la no discriminación y la inclusión laboral de personas con discapacidad. En consecuencia, España se ha visto obligada a modificar su legislación para cumplir con los estándares europeos y garantizar un marco laboral más inclusivo y equitativo.

Ajustes Razonables y Protección del Empleo​​

Con la nueva normativa, las empresas estarán obligadas a realizar los ajustes razonables necesarios para permitir que las personas que accedan a una situación de incapacidad total después de iniciar su actividad profesional puedan continuar trabajando. Estos ajustes pueden incluir modificaciones en el entorno laboral, la adaptación de equipos, la reorganización de tareas o la flexibilidad de horarios. El objetivo es asegurar que la discapacidad no sea una barrera para la continuidad en el empleo.

Esto significa que la decisión de mantener la relación laboral ya no podrá ser tomada unilateralmente por las empresas en casos de incapacidad de la persona empleada, ya que extinguir directamente el vínculo laboral sin el intento de adaptación del puesto podrá ser calificado como despido nulo por discriminación.

La norma prioriza la adaptación del empleo o la reasignación de funciones sobre la extinción del contrato, promoviendo así un empleo decente y sostenible para todos los trabajadores. La reforma se alinea con los mandatos de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y las propuestas del Libro Blanco sobre Empleo y Discapacidad, buscando eliminar cualquier forma de discriminación en el ámbito laboral.

Criterios de Coste para Empresas

El texto aprobado también establece criterios claros para determinar cuándo los ajustes necesarios podrían constituir un coste excesivo para las empresas. Estos criterios consideran varios factores, incluyendo:

  • Si los gastos de adaptación pueden ser cubiertos total o parcialmente por ayudas o subvenciones públicas.
  • La razonabilidad de los costos en relación con el tamaño y la capacidad económica de la empresa.
  • La posibilidad de que los ajustes puedan ser implementados de manera gradual o en fases.

Estos criterios buscan equilibrar la protección de los derechos de los trabajadores con incapacidad con la viabilidad económica de las empresas, asegurando que los ajustes sean razonables y sostenibles.


Modificaciones Específicas del Artículo 49.1.e del Estatuto de los Trabajadores

​​​La reforma del artículo 49.1.e del Estatuto de los Trabajadores elimina la referencia a la extinción automática del contrato por gran incapacidad, incapacidad permanente absoluta e incapacidad permanente total, desvinculando estas causas de la muerte del trabajador. Esta desvinculación implica que la incapacidad permanente ya no supondrá la "muerte civil y laboral" de la persona trabajadora, permitiendo así que estas personas continúen siendo parte activa del mercado laboral.

Elección Voluntaria del Trabajador

La modificación permite que la decisión de extinguir el contrato esté condicionada a la voluntad de la persona trabajadora. Esta podrá optar por:

  1. Adaptación Razonable del Puesto de Trabajo: El trabajador podrá solicitar una adaptación de su puesto de trabajo que sea razonable, necesaria y adecuada a su nueva situación.
  2. Reasignación de Funciones: El trabajador podrá solicitar el cambio a otro puesto de trabajo vacante y disponible dentro de la empresa, siempre que este nuevo puesto sea acorde con su perfil profesional y compatible con su nueva situación de discapacidad.

Estas opciones garantizan que los trabajadores con incapacidad tengan la posibilidad de continuar desarrollando su vida profesional en un entorno adecuado a sus necesidades.

Contacto

Contact Person Picture

Margarita Atienza

Abogada

+34 915 359 977

Contactar

 Nuestros servicios

Deutschland Weltweit Search Menu